Hitchcock. Todos Somos Culpables

cine pequeño
 

Hitchcock. Todos Somos Culpables

 

 

Impartido por: Eduardo Torres-Dulce.

Crítico de Cine

 

Si hay un cineasta que represente la idea de un cine en estado puro ese es Alfred Hitchcock (1899–1980). Un artista complejo, un hombre secreto, misterioso.

Entre 1854 y 1960 Alfred Hitchcock alcanzó una madurez creativa sencillamente deslumbrante. La mirada sobre el mundo de La ventana indiscreta, 1954, se alía a un thriller de intriga moral como El Hombre que sabía demasiado, 1956, una revisión del argumento que ya había rodado en Inglaterra en 1934, cuya secuencia principal desgrana en imágenes una partitura musical que es a la vez la clave de una conspiración terrorista.

Por su parte, Con la muerte en los talones, 1958, una muestra perfecta de elegancia visual, dominio narrativo absoluto y revisión moral de la política cuando invade la intimidad de los sentimientos, que se opone en su elegancia formal y su estética de pintura vanguardista, a la fría austeridad casi jansenista de Psicosis, 1960, cuyo blanco y negro atraviesa como un escalpelo una historia de culpa y castigo, locura y terror, en la que un decorado, una casa recortada sobre un cielo expresionista, es como la puerta abierta al Mal instalado en la vida cotidiana.

Lunes 23 de mayo, 19:00 h

La ventana indiscreta. 1954 (112 min.) 

Lunes 30 de mayo, 19:00 h

El hombre que sabía demasiado. 1956 (120 min.)

Lunes 6 de junio, 19:00 h

Con la muerte en los talones. 1959 (136 min.)

Lunes 13 de junio,19:00 h

Psicosis. 1960 (109 min.)

Necesaria inscripción

Consultar precio: 91 431 28 30